Newletters

El Consejo de Gobierno aprobó ayer el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi) 2020, que establece el marco de la política científica y de I+D+i en la comunidad autónoma para los próximos cinco años, con especial atención a la recuperación económica y a la creación de empleo. La nueva estrategia plantea duplicar la inversión anual en innovación y desarrollo desde el 1,03% del PIB en 2014 (último dato disponible) al 2%, lo que supondrá unos 3.574 millones en 2020.

14580588320891Video

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, indicó que el plan es fruto del diálogo y el consenso con los agentes del conocimiento y los agentes económicos. Sobre su financiación, avanzó que se destinarán 16.700 millones de euros hasta el año 2020, de los que esperan captar 1.600 millones del programa europeo Horizonte 2020; otros 2.400 millones del Estado y 1.300 millones del programa Feder pluriregional, mientras que la Junta dedicará 2.170 millones y las universidades públicas otros 2.120 millones, a lo que esperan sumar 6.450 millones de aportación de las empresas.

Según la Junta, con estas cifras, el gasto anual en I+D pasaría de la cifra actual de unos 1.000 millones de euros de fondos públicos y 700 millones de fondos privados, a unos 1.800 millones de fondos públicos y 2.800 millones de fondos privados.

El consejero detalló que el documento recoge 81 acciones distribuidas en cinco grandes ejes: el fortalecimiento y la reordenación del sistema de I+D+i; la optimización de la financiación con el aumento de la inversión; una gobernanza integradora basada en la transparencia y la participación, y una economía inteligente del conocimiento orientado a la sociedad. Entre estas medidas destacan las vinculadas al capital humano, con iniciativas como el desarrollo de un programa para el retorno de los tecnólogos e investigadores andaluces que trabajan fuera de la comunidad y para el apoyo a científicos consolidados y “talentos emergentes”.

En el ámbito de la gestión, se incluyen reducciones de trabas administrativas que afectan a los investigadores y la revisión del Sistema Andaluz del Conocimiento para adaptarlo a las necesidades actuales. También se prestará especial atención al desarrollo de las tecnologías que facilitan la reindustrialización, la ciencia aplicada y el apoyo a las pymes y a las nuevas Empresas de Base en el Conocimiento.

Andalucía alberga once parques tecnológicos, con unas 1.500 empresas instaladas y una facturación global de 5.100 millones de euros, así como veintidós centros tecnológicos.

También le puede interesar

Sin comentarios

Haga el primer comentario

Deje un comentario

Por favor, escriba su nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor escriba un mensaje.

Complete la operación *