Newletters

Elena Hernández y Rosario Santiago, Gerente y Responsable del Departamento de Cromatografía del LAB, respectivamente.

  • El Laboratorio Analítico Bioclínico, socio del Centro Tecnológico Adesva,  da a conocer una nueva linea de servicios analíticos en una entrevista realizada en su sede almeriense.

Los cosméticos y los productos relacionados con el cuidado personal deben ser efectivos y, a la vez, inofensivos desde el punto de vista dermatológico y medioambiental. Por ello, LAB|Laboratorio Analítico Bioclínico, ha ampliado sus servicios analíticos hacia este sector.

La gerente del Laboratorio Analítico Bioclínico, Elena Hernández y la Responsable del Departamento de Cromatografía, Rosario Santiago nos hablan de la fuerte apuesta que ha realizado el laboratorio hacia el sector de los cosméticos, los métodos desarrollados hasta la fecha y sus planes de expansión.

La mayoría de servicios analíticos de LAB | Laboratorio Analítico Bioclínico se centran en el sector de la alimentación, agricultura y medio ambiente, un sector con mucha demanda en Andalucía. ¿Por qué el sector de los cosméticos?

Mª Elena Hernández: En primer lugar, me gustaría remarcar que, aunque LAB tiene su sede principal en Almería y cuenta con una delegación en el Centro Tecnológico de la Agroindustria, Adesva situado en la provincia de Huelva (ubicación es estratégica para cubrir la demanda del sector de los frutos rojos), nuestra red comercial cubre todo el territorio nacional. Además, como formamos parte de Grupo Tentamus, también trabajamos a nivel internacional, colaborando con otros laboratorios del Grupo.

Precisamente, el desarrollo del nuevo método en el sector de cosméticos surgió a demanda de un cliente internacional. Nos pareció muy interesante tanto poder atender esta demanda como implantar el nuevo método en el laboratorio y poderlo ofrecer a nuestros clientes (nacionales e internacionales).

¿Cuáles son los principales métodos de análisis que se han llevado a cabo desde la fecha en este sector? ¿Qué tecnología emplea el laboratorio para garantizar la fiabilidad de los resultados?

Rosario Santiago: La metilcloroisotiazolinona (MCI) y la metilisotiazolinona (MI) son compuestos heterocíclicos que se emplean como conservantes en cosméticos y en productos industriales con actividad biocida.

El laboratorio ha establecido un nuevo método cromatográfico mediante UPLC-MS/MS para detectar el nivel de estas sustancias y, para ello, ha empleado la última tecnología en Cromatografía de Líquidos de Masa: UPLC-MS/MS (triple cuadrupolo).

Este equipo nos ha permitido desarrollar un método cromatográfico con un límite de cuantificación* de 0,5 mg/Kg y un límite de detección** de 0,05 mg/Kg. Sin duda, un método muy sensible que conlleva muy poca manipulación de la muestra.

¿Cuáles son los principales riesgos del uso de estos “conservantes” para la salud del consumidor?

Rosario Santiago: El uso indebido de estas sustancias en productos cosméticos (geles, champús, cremas…) pueden provocar sensibilización en la piel y originar enfermedades dermatológicas de tipo alérgico, como eczema por contacto.

Se estudia y se regula su presencia en cosméticos porque se consideran causantes de reacciones alérgicas en torno al 2% – 4% de los pacientes a los que se les realizan pruebas epicutáneas. Estos conservantes pueden encontrarse en toallitas húmedas (toallitas desmaquillantes, toallitas para bebés, de higiene íntima, aseo…), jabones de manos, champús, cremas hidratantes, cremas de manos, productos de limpieza (lavavajillas, limpiadores de vitrocerámica), pinturas, barnices, etc.. Y, aunque no exista una reacción alérgica, esta se puede producir a lo largo del tiempo por un uso continuado de estos productos.

La Comisión Europea prohibió el uso de estos compuestos en 2015, en productos que no conllevan aclarado, como cremas corporales. En LAB nos centramos en el Reglamento (CE) nº 1223/2009, publicado por la UE, que garantiza la seguridad de los consumidores en el uso de este tipo de productos.

¿LAB está abierto al desarrollo de nuevos métodos vinculados al sector de los cosméticos? ¿Y a otros sectores?

Rosario Santiago: Una de las grandes ventajas de LAB es que somos un laboratorio que siempre ha estado con los clientes en el desarrollo de proyectos de I+D+I. Nos apasionan los retos y tenemos capacidad para desarrollar múltiples métodos cromatográficos para cubrir la demanda en este sector (y por supuesto, en otros).
Estamos muy orgullosos de haber desarrollado e implantado este nuevo método y estamos seguros de que atraerá la solicitud de nuevos métodos y ello conllevará la expansión del laboratorio hacia una nueva área de mercado.

LAB es un laboratorio que desde su creación (2003) ha ido creciendo tanto en equipo humano como en oferta de servicios analíticos. ¿Cuál es la proyección del laboratorio? ¿Qué planes de futuro tiene LAB?

Mª Elena Hernández: La proyección del laboratorio es mantenerse como un laboratorio de referencia en análisis de contaminantes orgánicos y análisis de muestras ambientales/agroalimentarias a nivel nacional e internacional.

Paralelamente, el objetivo de LAB es abrir nuevas líneas de negocio mediante desarrollo de nuevos métodos, tanto en los sectores en los que trabajamos actualmente como en otros sectores, bajo demanda de nuestros clientes.

*Límite de cuantificación: cantidad mínima de un componente presente en la muestra que se puede cuantificar bajo las condiciones experimentales descritas para dicho método, con una adecuada exactitud y precisión.
**Límite de detección: hace referencia a la cantidad/concentración mínima de una sustancia que puede ser detectada con fiabilidad por un método analítico determinado.

También le puede interesar

Sin comentarios

Haga el primer comentario

Deje un comentario

Por favor, escriba su nombre. Por favor introduzca una dirección de correo electrónico válida. Por favor escriba un mensaje.

Complete la operación *